¿Le preocupan los nuevos precios de la energía? ¡Haga del aumento de tarifas de gas y electricidad una oportunidad! Las empresas que utilizan de forma eficiente la energía usan menos recursos para lograr las mismas metas, reduciendo costos y preservando la naturaleza. ¿El resultado? Ganan competitividad sobre todas las demás. Nosotros lo podemos ayudar a lograrlo con nuestras charlas, conferencias, cursos y seminarios sobre eficiencia energética. Esperamos su consulta: jandreotti@fibertel.com.ar.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Cómo afecta al planeta el aumento de los gases del efecto invernadero

La divulgación de los problemas en torno al llamado “calentamiento global” ha puesto en circulación numerosos tecnicismos que se repiten en diferentes publicaciones sobre el tema, pero que no siempre se explican de forma adecuada. Algunos de los términos “más oscuros” están relacionados con los Gases de Efecto Invernadero (GEI), las causas de su aumento y sus consecuencias en la vida de las personas




El Protocolo de Kioto” (PK), que entró en vigencia en febrero de 2005, se desprende de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis GEI que causan el calentamiento global: anhídrido carbónico (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), más tres gases industriales fluorados: hidrofluorocarbono (HFC), perfluorocarbono (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6), en un porcentaje aproximado de al menos 5% en promedio, a nivel mundial, entre 2008 y  2012, llamado “Primer Período de Compromiso”,  en comparación a las emisiones del año 1990.

Esta es la cuestión

Todos los cuerpos emiten calor en forma de ondas electromagnéticas, pero cuanto mayor es su temperatura, menor es la longitud de onda emitida. Así, el Sol emite en longitudes de onda más cortas que la Tierra, que emite en longitudes de onda más largas.

Esquema del proceso completo mediante el cual los GEI influyen en la temperatura de la Tierra

La atmósfera no absorbe la radiación de onda corta (short-wave) emitida por el Sol (radiation from Sun) y, por lo tanto, no es calentada por los rayos solares. Nuestro planeta recibe todo el calor de los rayos solares que no fueron reflejados por las nubes y que pasaron libremente por la atmósfera. Así, refleja parte de ellos y absorbe el resto de esa energía que la calienta. Luego, emite calor en forma de ondas largas (long-wave). Esta radiación es absorbida por los Gases de Efecto Invernadero (GEI), presentes en la atmósfera, que por esa razón se calientan de abajo hacia arriba.

Intensidades de las radiaciones solares en ondas cortas y de la Tierra en ondas largas

La temperatura promedio de la atmósfera es del orden de -20º C. La Tierra tiene una temperatura promedio de +17º C. Esta mayor temperatura del planeta se debe a que en la atmósfera los GEI absorben la radiación de onda larga emitida por la Tierra y se calientan e irradian esa energía hacia la Tierra nuevamente. Allí, es absorbida por la superficie. Así la superficie terrestre está continuamente recibiendo energía desde la atmósfera y desde el Sol.

Este proceso repetitivo hace que la temperatura media de la Tierra sea aproximadamente 35º C mayor que si no tuviera atmósfera: es el efecto invernadero natural. Se llama así por su similitud con los invernaderos agrícolas. El vidrio de un invernadero deja entrar la radiación de onda corta del Sol que calienta los objetos adentro. Estos elementos, a su vez, emiten radiación de onda larga que el vidrio no deja pasar y el calor queda atrapado en el invernadero.

La Luna, que no tiene atmósfera y que está casi a la misma distancia del Sol que la Tierra, tiene una temperatura media 35º C menor que nuestro planeta; o sea -18C º, porque no tiene efecto invernadero natural. En la atmósfera terrestre, los GEI absorben la radiación de onda larga y ayudan a mantener la temperatura de la superficie terrestre, especialmente en la noche.

Balance calórico de la Tierra 

La naturaleza había planeado las cosas, con su sabiduría habitual, para que exista un equilibrio: la radiación solar entrante en la atmósfera era igual a la radiación saliente. Así, al cabo de muchos años, la temperatura promedio del planeta no subió, ni bajó.
Pero la temperatura media de la superficie de la Tierra ha subido 0,74 ºC desde finales del siglo XIX hasta 2007. Las causas han sido la tala de bosques, que dejaron de absorber CO2, y la quema de combustibles fósiles, como el petróleo y el gas, que han aumentado la emisión de CO2.

El gas de efecto invernadero más abundante es el CO2 y su aumento durante el siglo XX es considerado el principal responsable del calentamiento global. La cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra está directamente relacionada con la temperatura promedio del planeta.

Se prevé que para el año 2100 habrá subido entre 1,8 ºC y 4 ºC o más, si no se hace nada para impedirlo. Incluso, si solo subiera 1,8 ºC más, sería el mayor aumento de temperatura en un siglo en los últimos 10.000 años. Es probable que alrededor de un 20 o 30% de las especies vegetales y animales corran un alto riesgo de extinción si la temperatura sube por encima de un margen de 1,5 a 2,5 ºC, aseguran los expertos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario